jueves, 9 de junio de 2011

Nunca dejaré que nada me cambie.




Me he decepcionado con personas que nunca me había pensado decepcionar, pero también he decepcionado yo a otras, seguro. Me han hecho feliz personas que pensé que en la vida conseguirían algo de mi. He dado abrazos para proteger a alguien del mundo. Me he reído en situaciones en las que no debía y también he llorado en los momentos menos oportunos. He hecho amigos eternos, enemigos, he sido rechazada y también he sido amada; he vivido de amor, he vivido dependiendo de alguien como una idiota pero he sido feliz, he llorado escuchando muchas canciones y viendo fotos, recordando momentos íntimos, pasando por muchos lugares. Me han hecho sentirme viva, me he fijado en muchas personas, me he enamorado de algunas sonrisas en una décima de segundo.
He vivido, estoy viviendo y lo seguiré haciendo.





Prefiero ser yo misma.

Aquí estoy yo, esperándote, pintándome varias veces los labios porque de los nervios se me va el color, maquillándome los mofletes para que me veas mas guapa, pintándome la raya para tener los ojos mucho mas grandes y bonitos y que te puedas quedar embobado en mi cara, y arrugándome el pelo para que veas que estoy mucho mas guapa. Pero si lo pienso de verdad, no vale la pena pintarme los labios, maquillarme los mofletes, ponerme la raya y arreglarme el pelo, me gusta mas ser original, no estar con una máscara en al cara, para que un día de estos me puedas ver sin maquillar y te asuste. No no no. Prefiero estar sin maquillar, ser normal, prefiero que me veas de otra forma.

Está bien echarte de menos de vez en cuando.

Porque aunque pueda parecer o sonar raro me gusta cuando no te tengo cerca, cuando estamos días sin vernos o sin hablar, porque de esa manera, puedo darme cuenta de la suerte que tengo teniéndote a mi lado y lo mucho que te echo de menos cuando tú no estás, que me falta algo muy importante y que los días son horas que pasan una tras otra sin ningún interés. Es algo así como la ley de la composición: estar enamorado es algo genial porque sabes lo que es que te rompan el corazón, sabes lo que es estar solo.



La cuestión es ¿tú me echas de menos a mi?



Esta es nuestra historia, aquí y ahora.




-¡Pero admítelo ya joder! Nos hemos enamorado.
+Pero no es un amor de tonterías, es un amor de estos que se te engancha en el pecho y no te suelta. Que no hace falta que pase algo malo para ver que de verdad te quiero, porque ya lo sé.


Gracias.