miércoles, 27 de julio de 2011

Volvámonos locos, pero siempre juntos.

- Ahora tú eres mi familia, lo único que tengo. No quiero perderte.
+ Nunca me perderás.
Rozaron despacio sus narices como solían hacer tras besarse, la miro unos segundos en silencio. Unas milésimas que a ella le parecieron siglos. Se asustó al ver que su sonrisa junto a unos pequeños hoyuelos no aparecían por ningún lugar. Hasta que con un poco de valor, de su garganta salió una pequeña palabra.
+ ¿Qué?
- Cásate conmigo.
+ Venga ya.
Ella estalló en una pequeña risa mirándolo. Mientras él sonreía al ver su reacción.
- Qué, ¿te casarías?
+ ¿Te burlas de mí?
- ¿Por qué no?
+ ¡Porque estamos en el instituto!
- ¿Y qué? Yo soy independiente.
+¿Lo dices por el sexo?¿Porque quiero esperar?
- No, ya sabía que ibas a caer.
+Bueno puede pero las parejas no se casan en el instituto, no es normal.
-¿Y qué? Yo no soy normal, y lo que siento por ti no es normal. Y si te soy sincero, no quiero que sea nunca normal. No contigo. Hablo en serio.
+ Lo sé.
-Vale, te lo diré otra vez. Te querré siempre.
+ Y yo a ti.
-¿Y porqué ese siempre no puede empezar ahora?
+ Quiero que empiece ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.