sábado, 23 de abril de 2011

Reírte de ti mismo es la mejor medicina.

Sal a la calle, sonríe, como si nada te importase, camina por ahí como si todo fuera perfecto, que hablen de ti, que te claven la mirada, que susurren al pasar, que se pregunten por qué coño eres tan feliz, que se queden con la duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.