martes, 25 de enero de 2011

Disfuta, sin pensar en las consecuencias.

Ponte guapa. Saca los tacones, midelos y asegúrate de que superan los 10 centímetros. Póntelos y pierde el equilibrio hasta que te canses de caminar como un puto pato mareado y comprendas que tu también puedes deslumbrar. Ponte el vestido mas corto, apretado y sugerente que tengas. Vístete del color que menos les guste a tus padres. Píntante. El pelo suelto y revuelto, duerme en casa de una amiga que vuelva muy tarde a casa. Sal con tus mejores amigas y amigos, busca el chico perfecto, invitale a algo y vete; por muy pedo que él esté, si de verdad le gustó estar contigo se acordará de ti. Al cabo de un rato buscalo y dile que te debe una incitación a algo. Baila como si cada canción fuese la última. Cuando tus padres te llamen sal corriendo al lugar mas silencioso y diles que estáis viendo una peli y dentro de poco os iréis a dormir. Sigue con la fiesta hasta que venga tu amiga y te diga, venga nos tenemos que ir. Cuando llegues a su casa evita hablar con sus padres no olvides que la fiesta aun no acaba. Al día siguiente llega tarde a casa y cuando te pregunten di que no volverá a pasar. Suena el despertador y vuelta a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.