martes, 25 de enero de 2011

No te engañes.

Desde niñas nos enseñaron a buscar al hombre que sería perfecto para nosotras, y a tener claro que si no es así , no pensamos tener nada con él.
Nos enseñaron que tenia que ser guapo, tener estudios, que fuera un abogado, un medico, un ingeniero, alguien importante. Que fuera como un príncipe azul, cariñoso, rico, tenia que hacerte sentir especial, ser romántico pero no empalagoso, inteligente, sincero, detallista, divertido. Que nos quisiera por encima de todas las cosas, que cada minuto pensara en ti, que se llevara bien con tu madre, con tus amigas, que fuera encantador, que nos sacara una sonrisa todos los días, que estuviera dispuesto a lograr lo imposible por nosotras y blá blá blá.
Y todo este rollo para después quedarnos con el primer tonto que se nos cruza, y con el que más nos hace sufrir. Está claro que aprendimos mal la lección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.