lunes, 24 de enero de 2011

Increible, ¿verdad?

Soñar, sonreír cada día, imaginar, escribir mil y una veces su nombre, trasnochar, madrugar, llorar, tener celos de cualquiera, híperventilar, hacer planes, sentir que nada más te importa.


Sí, yo también tengo la estúpida manía de enamorarme. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.