domingo, 23 de enero de 2011

Mierda.

Ella llevaba unos pantalones y una simple camiseta. Se decía a si misma que no iba a llorar, que no se lo permitiría. Cogió su guitarra, esa vieja que una vez fue de su madre, a la que echaba de menos, salio al jardín y empezó a escribir y a componer canciones.
La primera la dedico a su madre, y decía algo así: "Gracias por esas sonrisas, no se te olvida"
E, irrevocablemente, la segunda fue para él. Escribió todo lo que habían vivido, y como de un plumazo aquello había terminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.