domingo, 23 de enero de 2011

Has tenido suerte de llegarme a conocer.

No soy lo que de dice alta, más bien de estatura media.
No me gusta que me vean llorar, y mucho menos contarle mis problemas a los demás.
Estoy contenta muy a menudo o, tal vez, finja estarlo, pero cuando me siento bien no hay quien me pare.
No se cantar y nunca me han enseñado a sonreír, tuve que aprender sola.
Soy incapaz de estarme quieta.
No soporto que me hagan la pelota, los semáforos en rojo, ni que me enciendan la luz de madrugón y me hagan volver a la realidad.
Me enerva no saber lo que quiero, y al mismo tiempo saber que lo que quiero no se puede tener.
No aguanto que la gente me ignore cuando hablo.
Me gusta mirar la hora, pues es lo único que hace que me de cuenta de que el mundo sigue, sin importarle que pase o haya dejado de pasar.
Tengo mil millones de defectos, sí.
Soy tonta y me entero de cosas que me gustaría no enterarme.
Soy incapaz de quedarme callada dos minutos, o de no reírme cuando no debo.
No tengo el mejor cuerpo, ni ojos preciosos, ni labios increíbles, y de lo que me falta en una parte, me sobra en otras.
No me enamoro con facilidad, mas no voy a negar que me rayo bastante por payasos.
A veces me vuelvo loca, y grito, muchas veces.
Cometo fallos, y me molesto con facilidad.
Cuando me doy cuenta, que es una tontería, pido perdón y digo que nunca más volveré a hacerlo, pero los dos sabemos que dentro de una hora, volverá a pasar.
No soy la más simpática, es más, a menudo soy muy borde, pero, sin embargo, doy todo por quien quiero.
Si me pillas de mala ostia te aconsejo que no te acerques, pero si me pillas de buenas, aunque no quieras, sonreirás al ver mi sonrisa.
Hago amigos con una facilidad increíble, al igual que enemigos.
Voy con las uñas mal pintadas y me cuesta encontrar el regalo perfecto.
De acuerdo, pienso a menudo en tonterías y no llego a ninguna parte, lo sé, no soy perfecta, pero tampoco me preocupa demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.